MamaJoy

"Es tranquilizador saber que hay un porqué en lo que nos pasa"

Julia Almagro – Astróloga y escritora

Si alguna vez hiciste una búsqueda sobre astrología en internet, seguramente hayas llegado a la página de Luna Dominante. Detrás de ella está Julia Almagro, escritora y astróloga (por sólo poner dos de sus facetas). A través de distintas herramientas, como la astrología, el ciclo lunar, la nutrición o el coaching holístico, nos ayuda a llegar al fondo de quiénes somos, para descubrir qué es aquello que nos hace vibrar. 

Julia es autora de los libros “La Luna y tú. Sincroniza tus ritmos con sus ciclos” y “Descubre tu animal espiritual”. Puedes leer sus artículos y descubrir cómo te puede guiar con sus sesiones en lunadominante.com

Con Bruno 2

Leyendo tu página y lo que escribes, da la sensación de que con la astrología puedes encontrar la solución a todos tus problemas. Pero para aquellos que no han tenido un real acercamiento o que tienen prejuicios sobre la astrología, ¿cómo les puedes explicar por qué es una herramienta tan poderosa?

La astrología es un reflejo de la psique. Hay un dicho muy conocido que dice “así en la tierra como en el cielo”. Para mí es una herramienta de autoconocimiento. Habrá quien la emplee con fines predictivos, pero mi enfoque es 95% psicológico. La astrología está muy cerca de la filosofía, por su forma de entender la vida. 

Yo creo que responde a los grandes interrogantes humanos: de dónde venimos, quiénes somos y a dónde vamos. Proporciona respuesta a esas preguntas

Es una manera de acceder a partes de ti, de confirmar cuáles son tus dones, tus miedos, afrontar los obstáculos que deberás encontrar en tu camino vital y que te harán crecer, tener una idea más clara de cuál es tu propósito y para qué estás aquí.
Ayuda muchísimo tanto para ese camino de desarrollo personal que todos tenemos por delante, como para comprender los momentos de crisis vitales o decisiones difíciles. Tranquiliza mucho saber que hay un por qué. A la gente le da mucha calma saber que lo que pasa es por algo, darle un sentido.

La astrología es una gran herramienta para indagar en los patrones limitantes.  ¿De qué nos habla nuestra luna natal y qué trabajo tenemos que hacer para integrarla y poder dejar de repetir (o por lo menos no tanto) los patrones limitantes?

La mayoría de la gente se fija en su sol, pero la base, la puerta de entrada siempre será la luna. De hecho es el astro que tenemos más cerca. Trabajar en la luna es lo primero que tenemos que hacer. Deja de lado tu sol, que eso ya lo eres. Porque hasta que no controles tu luna, no podrás ser la mejor versión de tu sol.

Hay una parte de nuestro carácter sobre la que tenemos más dominio y que podemos construir. Pero hay una parte muy fuera de nuestro control y tenemos que realizar un gran esfuerzo por recuperar las riendas, mantenerla a raya y que no nos impida la felicidad y la realización. 

Y todo eso es la luna: los patrones inconscientes, las creencias limitantes, las reacciones instintivas, los pensamientos, esa parte más incontrolable de nuestra personalidad.

Necesitas buscar alguien que te dé una primera interpretación de tu luna, porque cada carta es súper personalizada. La luna de cada uno, no sólo es el signo en el que está, si no la casa que ocupa, los aspectos que forma con otros planetas, etc.

Y luego, necesitas dar un paso más, trabajar tú misma sobre esa parte tuya que está en la sombra y que te cuesta integrar. Pero es un trabajo muy personal. Hay que buscar pistas en la astrología y luego tener el valor de ver la realidad, afrontar tus traumas. Cosas que sabes, porque sabes dónde te atascas, dónde pierdes el control, sabes qué pensamientos dañinos y machacones te estás transmitiendo constantemente. Hay que mirar hacia adentro y ser sincera con una misma.

La astrología te permite entender que absolutamente todo en la vida tiene su lado luminoso y su lado en sombra. Y luego de ser mamá, lo que aún no había terminado de entender sobre la luz y la sombra, el puerperio se encargó de enseñármelo. Es un proceso tan transformador, tan doloroso, tan maravilloso y agotador… ¿Qué claves nos puede dar nuestra carta sobre cómo seremos como madres, qué dones tendremos y también qué tendremos que trabajar o intentar modificar?

Todo arquetipo de cada signo va a tener su mejor manifestación y también una manifestación más baja. Entonces siempre tendremos que aspirar a potenciar la mejor y no caer en la otra. 

Por ejemplo, una luna en acuario será una madre muy capaz de ser amiga de sus hijos, de entenderles, de ponerse en su situación, la brecha generacional se notará menos. Esa es su vibración más alta. Pero en su vibración más baja, será una madre con tendencia a ser más fría, más distante emocionalmente, dependiendo mucho también de los factores de la carta.

Luego, la luna de nuestros hijos también habla de nosotros. Sabemos qué experiencias van a vivenciar ellos con respecto a sus madres. Saber qué les está llegando más de nosotras. Hay que ir viendo nuestra luna y la de nuestros hijos y buscar la mejor manera de darle cauce a esas energías.

¿A partir de qué edad sugieres conocer la carta natal de nuestros hijos y qué herramientas nos puede dar?

Yo creo que hasta el año no se aprecia demasiado. Ya a partir del año comienza a manifestarse claramente su luna y su ascendente.

Un astrólogo te va a dar pautas sobre sus dones, sus talentos, si va a ser sociable o estudioso. Si es nervioso necesitará más orden y tranquilidad. Y también te ayudará a no ir en contra de la naturaleza del niño. Si tu hijo es muy activo, deberás asumirlo, llevarlo a hacer deporte y permitirle su espacio y su libertad de movimiento.

El simbolismo astrológico es muy amplio y cualquier planeta o cualquier aspecto pueden significar múltiples cosas. Por eso lo que en un adulto tiene una interpretación, en un niño que es un ser tan en potencia, que acaba de llegar, que todavía no ha hecho sus elecciones y que todavía no tiene un camino tan marcado, todo es posibilidad absoluta. Puede ir por aquí, por allí, tiene plena libertad de acción. Con lo cual, a la hora de interpretar su carta, yo me limitaría a sus talentos y a sus disposiciones de carácter. No empezar a intentar prever cómo va a ser su vida para así no condicionarlo y poder dejarle toda la libertad del mundo. Hay que tener mucho respeto a la hora de enfrentar la carta astral de un bebé.

jenn-evelyn-ann-112980-unsplash

Son muchos los relatos de mujeres que cuentan que, luego de ser madres, no pudieron volver a su rutina, a sus trabajos, que necesitaron reinventarse, dar expresión a ese nuevo yo que había surgido. Pero es un proceso difícil. Sientes que no sabes bien quién eres, qué quieres y no sabes por dónde empezar. ¿Cómo ayudarías a una mujer que se encuentra en esta situación?

Cada una debe poder elegir cómo vive esa situación. Mi punto de vista es que cuanto más llevemos a cabo una crianza natural y respetuosa, mejor. 

Pero hay mujeres a quienes esto les resulta un sacrificio desde el punto de vista profesional y personal que no están dispuestas a pagar. Y también es respetable. 

Cada persona tiene un carácter diferente y eso no significa que sean peores madres. Porque lo más importante es que tú estés bien para poder darle lo mejor tu hijo.

Por eso mi consejo es que busques tu bienestar. Si para estar bien necesitas reincorporarte al mercado laboral dos meses después de parir, busca hacerlo de la manera más respetuosa para ti y para el niño. Si piensas que no, que quieres una excedencia de tres años o dejar de trabajar para cuidar a tus hijos, está bien también. La maternidad a tiempo completo es una inversión social que el Estado debería reconocer. Las madres que se dedican a ser exclusivamente madres están asumiendo una responsabilidad de criar a las generaciones venideras que van a pagar nuestras pensiones. Se trata de que el Estado apoye esto.

Que cada una elija lo que la haga sentir bien. Que escuche su voz interior.

Una de las herramientas de auto-conocimiento que tú utilizas es la observación del ciclo menstrual conjugado con el ciclo lunar. Al hacerlo, vas descubriendo estados de ánimo que se repiten, necesidades que tu cuerpo o tu mente te piden. Es una excelente forma de entender por qué no somos siempre las mismas, ni tenemos siempre la misma energía.

Pero después viene el trabajo de respetar eso que nuestro cuerpo nos está pidiendo. Y hay días que necesitas descansar y estar metida para adentro, pero con hijos no siempre es posible. O hay veces que no puedes posponer para mañana las cuestiones laborales. ¿Cómo podemos hacer para tratar de conjugar nuestra propia necesidad con la demanda externa?

No puedes hacerlo mucho, es luchar contra lo inevitable. Si tú estás muy cansada y necesitas ser productiva y rendir al 200%, te vas a obligar pero no lo vas a conseguir.

Yo creo que tener noción de la etapa del ciclo menstrual en la que estamos, sirve para ser más indulgente contigo misma, para disculparte.

“He podido hacer la mitad o la tercera parte de lo que tenía que hacer. No me voy a machacar, es mi ritmo, es mi cuerpo”.

Es importante también contrastar tu ciclo menstrual con las fases lunares. A mí me sirve a la hora de anticiparme a cuáles van a ser mis energías en determinada semana. De esa manera puedo reducir las interacciones, si es lo que necesito o aprovechar la semana más productiva.

mark-tegethoff-348805-unsplash

¿Qué claves nos da nuestra carta sobre nuestra vocación, o sobre qué características debería tener nuestra profesión ideal?

Existe una misión de vida o propósito que no siempre es laboral. Ahora, si consigues alinear tu propósito con tu profesión, vas a ser más feliz. Porque al trabajo le dedicamos mucho tiempo, es lo que nos da el sustento. Y si además estás haciendo aquello para lo que tienes dones y estás especialmente preparado, va a ser mucho más satisfactorio para ti.

Igual puedes tener un trabajo que no te gusta o que no te realiza, pero tienes muy clara tu vocación de servicio o de ayuda. O te encanta tocar la guitarra y tocas en el bar de la esquina, que no te da dinero, pero ahí le das rienda suelta a tu creatividad y te hace más feliz.

Los talentos, los trabajos que te pueden dar más dinero, se pueden ver en la carta astral. También saber si vas a tener más dificultad o no para realizarte. Hay gente a la cual encontrar la ruta correcta le lleva más tiempo, pero es parte de su aprendizaje. Hay que entender que esa lucha interna, esa búsqueda constante, es parte de nuestro camino y no culparnos por ello o no machacarnos porque tardemos en encontrarlo.

En cuanto a las partes de la carta que hay que observar, hay tres puntos que te pueden dar información. Pero luego, cualquier planeta potente son talentos que tienes. Toda la carta va a hablar de ti. Y cada pequeño talento lo puedes aplicar luego a un trabajo, es lo que te hace único y especial. Cometemos el error de segmentar y nos olvidamos que somos un todo. Tú no eres tu medio cielo, ni eres tu mercurio, ni tu júpiter. Y eso es lo difícil de interpretar pero lo que hace esto bonito.

El medio cielo te va a hablar de en qué se te reconoce, en qué puedes ser visible. Si está el medio cielo cargado, habla de alguien que tiene mucho deseo de realizarse, triunfar y lograr el éxito en lo profesional. A algunos les resultará más fácil que a otros, pero dedicarán mucha energía a hacerlo.
Luego la casa 2, que está relacionada con la economía y el amor propio, nos va a hablar de qué
profesiones te pueden dar dinero. 

Y la casa 6, que es la de las rutinas y los quehaceres diarios, habla del tipo de trabajo rutinario que puedes hacer.

En un mundo en el que las personas cambian de lugar de residencia cada vez más, ¿qué sucede con la carta natal? Y viajar en la fecha de cumpleaños para iniciar la revolución solar en otro lugar, ¿lo recomiendas?

abstract-adult-background-1079033

Yo pocas veces he recomendado el viajar para la fecha de cumpleaños e iniciar la revolución solar en otro lado. Para empezar, lo único que vas a cambiar son las casas. Los aspectos, los planetas van a ser los mismos, van a mantener las mismas relaciones de tensión o armónicas. Y eso va a ser así cumplas donde cumplas.

Cuando a lo mejor llevas mucho tiempo cansada o el amor lleva muchos años complicado, si la revolución intimida, puedes viajar para cambiar la energía y llevar la carga a otra área de tu carta y consecuentemente de tu vida, y quitar ese problema del amor o de la pareja moviéndolo a otra casa. Quizás te ayude. Pero es un último recurso. Más vale tomar conciencia y ver que la vida nos está pidiendo que hagamos un esfuerzo extra en ese tema.

Cuando te vas a vivir a otro país, se recoloca la carta, pero la carta natal no cambia. Lo que estás haciendo es potenciar unos aspectos u otros. Por ejemplo, si tu sol natal está en la casa 7 que está muy enfocada en la pareja, quizás cuando te mudas a otro sitio, tu sol se ubica en el medio cielo, lo que te da más facilidad para triunfar en lo profesional. Pero igualmente seguirá siendo muy importante la pareja.

Y al revés, si lo tenías en el medio cielo y la recolocación ubica al sol en la casa 7, es muy probable que te enamores o te cases.

No te conviertes en otra persona. Pero hay gente que si se hubiera quedado toda la vida en el lugar donde nació, no hubiera tenido el mismo éxito, la misma fama, no hubiera conseguido lo mismo. O al contrario, quizás hay gente que se mudó y la pifió. Inevitablemente el entorno nos influye.

¿Qué libros consideras que deben leer aquellos que se inician en la astrología?

Mis autores favoritos son los de la rama anglosajona. Y entre ellos, Liz Greene y Howard Sasportas.
Mi libro favorito es “Los dioses del cambio” de Howard Sasportas.

¿Te gustaría charlar conmigo? Porque a mí me gustaría saber de ti.

Amo escribir, pero más me gusta comunicarme con quien está del otro lado, saber tus inquietudes, dudas, aprender contigo e ir formando juntas una comunidad de mujeres que nos apoyemos en los años más bonitos y difíciles de nuestra vida.

Te espero del otro lado de la pantalla

Deja un comentario