MamaJoy

REIR Y JUGAR

Después de tomarnos un tiempo para cuidarnos a nosotras, desarrollar nuestra pasión o volver a ser novios con nuestra pareja, nos sentamos a disfrutar de nuestros hijos, a conectar sin distracciones. 

Ellos son expertos en vivir el presente y tienen mucho que enseñarnos. Sólo necesitamos ver el mundo desde su altura y sus ojos, sin mirar el móvil ni el reloj y preferiblemente tumbados en el suelo.